UN LIBRO DE COCINA Y AVENTURAS

Cuando me llegó la invitación me pareció de lo más divertido. Una tarde con Alberto Chicote, para niños y mayores, en su restaurante de Madrid, Yakitoro, presentándonos su libro para peques y deleitando con una deliciosa merienda a los benjamines del evento. Una merienda a base de brochetas de fruta, galletas caseras de chocolate y unos exquisitos churros que no dejaban a las manos parar de mojar.

libro 2015-11-09 a las 22.29

Fotografía @thinketers

Claro, todo eso acompañado de un libro no tiene parangón de disfrute: cocina y lectura juntos, no se me ocurren dos placeres mejores. Y nos empapamos de una merienda tan suculenta como las historias de su libro “Las suculentas aventuras de Chicote” donde ha querido trasladar a los niños el amor por la cocina, por los olores y sabores; y la importancia de viajar ¡como fuente de conocimiento para hacer futuros platos!

Chicote 2

En realidad, no es autobiográfico; Chicote se dio cuenta de que quería ser cocinero en la adolescencia pero como protagonista del cuento invita a los niños con sus aventuras a amar la cocina, y, sobre todo, a practicarla de una manera más sana. Chicote vivirá muchas experiencias y peripecias gracias a su gallina Pepi, Pepitoria, y el robot 1,2,3,5 (el 4 da mala suerte…)

Chicote 3

A través de este niño que quiere ser cocinero viajamos a Japón, un país con una cultura milenaria de la que Chicote se trae recetas y valores aprendidos para seguir haciendo feliz a la gente.

A mí me llega algo más a través de esta historia: que con mucho esfuerzo, voluntad y dedicación uno consigue lo que quiere a lo largo de la vida, uno logra sus sueños. El Chicote del cuento nunca quería regalos convencionales de cumpleaños, quiero decir que no pedía juguetes como todos los niños…El pedía una cuchara de palo, una batidora o un pelapatatas. Pero es que sabía lo que quería: “¡Ser el perejil de todas las salsas y la sal de la vida!”

Chicote 1

Y con esa premisa vamos recorriendo los inicios de este niño que era feliz en la cocina y quería que los demás disfrutasen. Ahora, Alberto Chicote desea que lo hagan también los pequeños ¿Cuál es la mejor manera?: comiendo y leyendo. El cuento acaba no sin antes darnos algunas recetas para trastear con los peques en la cocina: brochetas de pollo teriyaki, bizcocho de vainilla y jenjibre, trucos de Pepitoria…Uff ¡Qué, pero qué rico!

www.megustaleer.com