TANIA VAL DE LUMBRE

Con muchas ganas de hablaros de este libro que, tras su lectura, me sigue dejando tan buen sabor de boca y una sonrisa en los labios. Páginas llenas de ternura, compromiso, expansión, libertad, naturaleza, juegos, amigos, compañerismo, contrariedades, conflictos, ganas de entender, por encima de todo querer,  y nieve, mucha nieve.

011

Tania Val de Lumbre es una niña de pelo rizado y color rojo o anaranjado, depende, que vive en un pueblo llamado de la misma forma que ella. En realidad se trata de un valle, pequeño, remoto y con muy pocos niños. Eso a Tania le preocupa a ratos y sabe que el principal responsable es Klaus Hagen, el dueño del único camping de Val de Lumbre que encima tiene prohibida la entrada a los niños. A Klaus Hagen Tania le irrita, ella no está dispuesta a perderse los pequeños placeres de la vida: silbar, cantar a pleno pulmón, hablar con su gaviota Geir, y dar saltos mortales en la nieve, ¡ah! y montar en trineo sin miedo y sin frenos.

001

Tania tiene un amigo muy especial, el mejor, se llama Gunnvald y ha cumplido 74 años. Puede parecer raro pero si os metéis en el mundo de esta indomable pelirroja no lo será tanto. A Tania y Gunnvald les unen cosas, saben todo el uno del otro, o al menos eso pensaba Tania…Pero, sobre todo, saben escucharse y hacerse felices.

Tania es feliz en el valle aunque echa de menos a su madre que está en Groelandia intentando averiguar cuánto se derrite el hielo. Pasa épocas fuera y Tania vive con su padre que empieza a estar acostumbrados a las ideas disparatadas de la pequeña con rizos de león. La mayoría de las veces le ocurren cosas divertidas pero otras pueden acabar siendo realmente complicadas.

Cuando Gunnvald tiene que ingresar en el hospital las cosas cambian para Tania y para Val de Lumbre. Llega gente nueva al valle, habrá que resolver algunos asuntos, se destapará un secreto, Tania se hará un poco más mayor y sonarán violines más que nunca.

026_72

Esta novela, de Maria Parr e ilustrada bellísimamente por Zuzanna Celej, es un canto a otras formas de vivir, de sentir la infancia. Como ocurre en Heidi, donde vive más feliz Tania es en su valle. Aunque esté repleto de nieve casi todo el año, ella encuentra permanentes formas de diversión, como suelen hacer los niños. Sin la libertad y la autonomía que le da la naturaleza no podría sentirse tan plena. Y nos hace un recorrido por su mundo, tanto por el exterior, el pueblo: con el río, la granja, el bosque encantado, la peluquería de Theo, el kiosko…Como por el interior, sus emociones: ¿por qué Gunnvald sale solo al cenador desde hace algunas noches? ¿qué dirá esa carta? ¿por qué no se lo cuenta? ¿no era su mejor amigo? ¿y mamá? ¿cuándo vendrá mamá? Tiene que conseguir hacerse amiga de esos niños nuevos que han llegado y ¿quién es esa tal Anna Zimmerman que lo ha puesto todo patas abajo?

032

Tania Val de Lumbre es un paseo gustoso que despierta el placer por leer sin prisas, sin ansias. Como esas excursiones que duran horas pero ni te enteras porque vas disfrutando tanto del paisaje que no te sientes cansado. Eso es maravilloso a lo que se suma una inmesa sensación de bienestar.

Imperdible esta novela de www.nordicalibros.com y esta serie de “niñas libres“.

¡FELIZ PUENTE DE MAYO!

Guardar

Guardar

Guardar